taxis

mayo 2, 2008

entrar ahora

en un lugar-en ese

para sólo ver entonces

y querer creerme

y a tí

sentado

mirarme con ojos de ahogado en la bañera

y no es eso, tan quieto

o tan mentira

es tocarte con todo

menos cuerpo

y saber

que quieres

pisar algo que pesa

y se pega

a la suela de zapatos de érase una vez

y ese hambre que tienes

que quieres que bese

sin salvarme

y yo que sé

de deltas y locuras

no voy a la apuesta

ni a la cama

busco un taxi

-me conozco-

tan extrañamente eficaz

en algunos desastres

l

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: