Calle acuerdo nº8

noviembre 9, 2008

Madrid estaba helada hoy.

Me he puesto mi abrigo de palabras y mis zapatillas favoritas  y después de algunas vueltas y de  algunos aparcamientos con aristas, he conseguido asomarme a el Patio de Maravillas.

Lo que antes era un colegio de monjas de la posguerra, se ha converido ahora en una casa okupada  con alma de posadera, que da la bienvenida desde el primer escalón de su entrada, abrazándote con unos senos turgentes y cálidos y trasportándote  directamente al interior, dónde se cocina toda clase de versos y escenarios, músicas y boqueroncitos, malabares y obras de arte.

El Patio de Maravillas ciertamente lo es, y tiene aproximadamente tres plantas. En una de ellas María nos ha contado un mónton cosas asomada a la ventanuca del tercero. Entre bragas de algodón, camisas y sábanas viejas tendidas por gracia de una pinza, María sonaba sus versos y por fín comprendíamos algunas cosas que sí son la vida y cómo se espolvorea  sobre los cuepos y el mundo

Luego más tarde, tras el fanzine despedido, el provocador deseo de la Señora Ramsay y de su lado izquierdo, Gonzalo y sus  excesos, y la comestible perfomance con bengalas, hemos caminado un ratito, de de la calle Acuerdo hasta el Café la Palma, para  poner en la barra algún encuentro y tomar ensaladilla rusa y nota de los própositos de enmienda: tenemos que vernos más, os echaba tanto de menos, y tú que delgada estás, y ahora dónde vives, te pido una caña,  Pablo se viene a Madrid,  el guapo y su cumpleaños, yo zumo de melocotón con un hielo, y a granada, cúando otra vez, Rául prefiere tinto de verano, en noviembre? y Gloria Fuertes y Julio, el recital de Pepe, libertad 8, la cena de Sole, Andrés vigilando taxis, el Libro de Auri, los pescaditos que sirven aquí, que no son del sur..

Y es tarde y mañana tengo guardia, y vuelvo a casa, y sonrío, y subo al ascensor dando bocados al solo que no voy a entonar, y con los pies helados

Gracias

l

l

Anuncios

2 comentarios to “Calle acuerdo nº8”

  1. maria said

    los amigos siempre iluminan las sombras… 😉

  2. la maga said

    sí, por eso hace tanta falta tenerlos cerca..
    Gracias maría..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: