sign

septiembre 7, 2009

A veces dices quédate

y entonces descubro que tengo los gemelos a punto, la adrenalina exacta, el disparo en el tímpano, la mirada febril, el instante único de la primera zancada. Y corro. Y correr es todo.

A veces miro con  ojos que tuve

y entonces todo ha pasado demasiado rápido, o yo iba demasiado cargada, o las pestañas se posaban despacio sobre el territorio violeta, salado y suave que esconde el párpado y lo acuna. Y nunca encuentro el sueño. Y el sueño es todo.

A veces alguien llora

y entonces nunca he estado despierta, ni he tenido manos, ni cabeza y siempre he sido escasa y torpe y no he encontrado el lugar de mí dónde habita el consuelo. Y el consuelo es todo.

A veces solo quiero un camino.

Y la verdad. Y me sobra la ropa, el llanto, los favores, la extraña artilleria de hacerme daño, las concesiones, las primeras mentiras,las ganas de perder, la montaña de culpa, el soliloquio. Y no encuentro el camino. Y el camino lo es todo.

l

Anuncios

2 comentarios to “sign”

  1. anonimo said

    Tantas veces se desea sólo tan poco
    que vestimos esa bendita escasez de mil fotos y diez mil palabras

    sólo hay que aprender a desnudar ese íntimo deseo
    … y guardarlo despacito

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: