vasos comunicantes

junio 14, 2010

Repite el mismo gesto otra vez.

Retira, el flequillo suavemente con la mano. Reedescubre sus ojeras. Románticas- diría de ellas J.- Sonríe. Fugazmente. Pero ese gesto ilumina todo por un instante.

Se enseña los dientes en el espejo. Siguen ahí. A menudo sueña que los pierde. De maneras extrañas y poco lúdicas. A menudo inconfesables.Ella dejó a Froid hace tiempo. Ahora solo sabe que están ahí, blancos, fijos, inamovibles.

Se quita la camiseta de tirantes. Frente al espejo, las clávículas marcadas, angulosas, esquivas. El comienzo de un cuerpo lleno de aristas- piensa, duda.

Suena música en fránces. Tararea mientras se lava los dientes.

Es real y piensa, que a pesar de los siglos que encierra cada minuto, de los paises que caben en cada paso, de todos los hombres que escalaron sus áridas caderas, piensa. Que en un siglo, un minuto, un pais, unas manos, un calor, el viento, una letra, la duda, una lágrima, un libro, un mechón de cabello, su mar, la sonrisa, un abrazo, un recodo de aire protegido de viento, un beso, sus labios- él es real y piensa..

l

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: