imprecision last

febrero 26, 2011

Dije: demos un paseo

Ella estaba sentada sobre la piedra de granito, bajo el pinar, anochecía casi,  la camiseta azul de tirantes, las clavículas desorbitadas, su sonrisa.

Ladeada la cabeza,  la pierna derecha doblada bajo su barbilla. Escuchaba.

Fui a pasear con ella. Dije: demos un paseo. Porque sabía que era la última vez que la vería.

De El Libro  de Caleb

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: