crónica rara de un dolor de siempre o 28 de abril de 2012

mayo 2, 2012

pues eso

fuí a la boda

y bueno

no me gustan los sitios ni los trajes

yo me disfracé mucho

dejé mis chuck taylor en casa y mis vaqueros.

me peinaron mucho

me pintaron y casi yo no sabia nada de la chica del espejo

pero es una boda

y ella

y yo la quiero

luego fuí allí

me hice daño al verte

y todas las ganas de abrazarte

me refugié donde puedo- eso es- donde pude

fumé mucho

cambié los tacones por mis botas

parecía feliz

leí a Dylan

un mantra

sálvame Dylan

sálvame

y luego frases tontas y ñoñas que yo no digo

porque no sé decir

pero eso es un encargo

y hay que hacerlo

ella

era ella

y estaba tan guapa

tuve mucho frío

y yo no soy del frío

echarte tanto de menos para no poder ni siquiera tocarte con palabras

tenía el libro

es tuyo

y yo

sólo quería devolvértelo

me acordé de la sonrisa de tu padre

la mirada en la gente que yo había amado tanto

tu abuela lloró alverme

yo también

dijo que era bonita, que siempre preguntaba por mí

ella si es bonita, tan hermosa en sus ojos llenos de la vida de los otros

y luego la melancolía

Cohen repitiéndome, todo lo que habiámos perdido

ya no tendremos que perderlo otra vez

al último cigarro

mojada, descalza, borracha

sólo quería abrazarte

preguntarte me recuerdas, puedes reconocerme, la dama matemática, la herida, el gigante de la sonrisa partida, como el cielo

solo quería abrazarte

solo quería abrazarte

decirte

no soy feliz

pero me alegro tanto de volverte a ver

decirte

no soy feliz

pero soy así

no he cambiado nada

no soy feliz

pero es tan bonito verte después de tanta lluvia

sólo abrazarte

decirte:

gracias

y no estar

 

 

pero era ella

y estaba tan guapa

l

perdóname otra vez, las aristas, esta dulce herida, las ganas de correr, el verano

somos tan hermosos y vencidos..

Anuncios

3 comentarios to “crónica rara de un dolor de siempre o 28 de abril de 2012”

  1. preciosísimo, expresas con palabras preciosas lo que mi corazón siente…y lo que le duele…

  2. Benito said

    POEMA DE VICTOR HUGO (s. XIX)

    Te deseo primero que ames,
    y que amando, también seas amado.
    Y que, de no ser así, seas breve en olvidar
    y que después de olvidar, no guardes rencores.
    Deseo, pues, que no sea así, pero que si es,
    sepas ser sin desesperar.

    Te deseo también que tengas amigos,
    y que, incluso malos e inconsecuentes
    sean valientes y fieles, y que por lo menos
    haya uno en quien confiar sin dudar.

    Y porque la vida es así,
    te deseo también que tengas enemigos.
    Ni muchos ni pocos, en la medida exacta,
    para que, algunas veces, te cuestiones
    tus propias certezas. Y que entre ellos,
    haya por lo menos uno que sea justo,
    para que no te sientas demasiado seguro

    Te deseo además que seas útil,
    mas no insustituible.
    Y que en los momentos malos,
    cuando no quede más nada,
    esa utilidad sea suficiente
    para mantenerte en pie.

    Igualmente, te deseo que seas tolerante,
    no con los que se equivocan poco,
    porque eso es fácil, sino con los que
    se equivocan mucho e irremediablemente,
    y que haciendo buen uso de esa tolerancia,
    sirvas de ejemplo a otros.

    Te deseo que siendo joven no
    madures demasiado de prisa,
    y que ya maduro, no insistas en rejuvenecer,
    y que siendo viejo no te dediques al desespero.
    Porque cada edad tiene su placer
    y su dolor y es necesario dejar
    que fluyan entre nosotros.

    Te deseo de paso que seas triste.
    No todo el año, sino apenas un día.
    Pero que en ese día descubras
    que la risa diaria es buena, que la risa
    habitual es sosa y la risa constante es malsana.

    Te deseo que descubras,
    con urgencia máxima, por encima
    y a pesar de todo, que existen,
    y que te rodean, seres oprimidos,
    tratados con injusticia y personas infelices.

    Te deseo que acaricies un perro,
    alimentes a un pájaro y oigas a un jilguero
    erguir triunfante su canto matinal,
    porque de esta manera,
    sentirás bien por nada.

    Deseo también que plantes una semilla,
    por más minúscula que sea, y la
    acompañes en su crecimiento,
    para que descubras de cuantas vidas
    está hecho un árbol.

    Te deseo, además, que tengas dinero,
    porque es necesario ser práctico,
    Y que por lo menos una vez
    por año pongas algo de ese dinero
    frente a ti y digas: “Esto es mío”
    sólo para que quede claro
    quién es el dueño de quién.

    Te deseo también que ninguno
    de tus afectos muera, pero que si
    muere alguno, puedas llorar
    sin lamentarte y sufrir sin sentirte culpable.

    Te deseo por fin que, siendo hombre,
    tengas una buena mujer, y que siendo
    mujer, tengas un buen hombre,
    mañana y al día siguiente, y que cuando
    estén exhaustos y sonrientes,
    hablen sobre amor para recomenzar.

    Si todas estas cosas llegaran a pasar,
    no tengo nada más que desearte.

  3. […] mí también me gustaría abrazarte, decirte gracias y adiós. Y no estar…como en la crónica rara de un dolor de siempre. La gracia estriba, curiosamente, es que dudo que nos volvamos a cruzar. Sólo te deseo un ojalá, […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: