el consciente

noviembre 19, 2012

él siempre lo quiso

me dijo:

mira, no importa, clávalo aquí.

Yo no supe muy bien qué decirle

tenía tantas lágrimas

Yo creo que se equivocaba

no sabía que yo era adicta a esa clase de tristeza

sólo sabía

la tormenta, el dulce incisivo sobre el labio inferior

y el precipicio de las clavículas

no sabía que podía matarlo

De ” Los crímenes de la habitación 133″

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: