Ya no quedamos nadie

septiembre 16, 2019

Ya no quedamos nadie

He visto sólo una vez al pensador

Me da la espalda

No me mira

Solo piensa

He vuelto a pasar por casa

Me duelen las piernas

Dentro de poco no sabré qué decir como siempre en los cumpleaños

Añoro mi llanto cálido en el pecho de mi abuela

Añoro que mi madre no llore

Ya no quedamos nadie

.

.

.

.

Despues, bajo una piedra viva

Encontré una palabra

L

Algún lugar en el espacio

septiembre 10, 2019

Quizá está pueda ser nuestra casa. Ahora que nos persiguen. Ahora que somos proscritos. Ahora que pagamos un pecado que nunca cometimos.

Quemado el puente. De nuevo. Sin incendio. Solo el corazón está ardiendo. Y no sé evitarlo.

Quemado el acto. Vivir aquí, quizá.

Podría ser nuestra casa

– que te parece?-digo. Y sonrío

– no tiene techo- dice

– pero se ve el cielo. Y es azul

L

Gacela Azul

septiembre 5, 2019

Quiero dormir el sueño de las manzanas
alejarme del tumulto de los cementerios.
Quiero dormir el sueño de aquel niño
que quería cortarse el corazón en alta mar.
No quiero que me repitan que los muertos no pierden la sangre;
que la boca podrida sigue pidiendo agua.
No quiero enterarme de los martirios que da la hierba,
ni de la luna con boca de serpiente
que trabaja antes del amanecer.
Quiero dormir un rato,
un rato, un minuto, un siglo;
pero que todos sepan que no he muerto;
que haya un establo de oro en mis labios;
que soy un pequeño amigo del viento Oeste;
que soy la sombra inmensa de mis lágrimas.
Cúbreme por la aurora con un velo,
porque me arrojará puñados de hormigas,
y moja con agua dura mis zapatos
para que resbale la pinza de su alacrán.
Porque quiero dormir el sueño de las manzanas
para aprender un llanto que me limpie de tierra;
porque quiero vivir con aquel niño oscuro
que quería cortarse el corazón en alta mar.

GACELA DE LA MUERTE OSCURA
(Diván del Tamarit)
Federico García Lorca