La luz existe pero a veces no se puede llegar a ella

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

De ” Nuevas anotaciones para la física de cuerpos rígidos”

Estaciones de nada

octubre 17, 2019

Suavemente caen
sin molestar a nadie

Yo lo he visto

tu lo has visto

-O no hay nadie-

comprendo apenas el inicio de la palabra en la herida de mi boca.

Ese bajo marca pesadamente la caída que nadie más está escuchando

La libertad se besa mordiéndote los labios

Puedo sujetarme ahí

Puedes sostenerme

Busco la articulación donde se apoya un cráneo

Tengo una ventana

me pesan los huesos sobre el alféizar

Las hojas y el hilo que nadie tampoco quiere soltar

El abismo es un trozo de acera

Recuerdo cuando esperaba

Caerán también

ruido de ruido

seremos sordos

Caerán también

mudas y sílabas

Caerán

.

.

.

.

Yo lo habré oído

Tú lo habrás oído

– o no habrá nadie-

Autumn Leaves. Eric Clapton y L

Antes de morir

octubre 15, 2019

Un hombre que cultiva su jardín, como quería Voltaire.
El que agradece que en la tierra haya música.
El que descubre con placer una etimología.
Dos empleados que en un café del Sur juegan un silencioso ajedrez.
El ceramista que premedita un color y una forma.
El tipógrafo que compone bien esta página, que tal vez no le agrada.
Una mujer y un hombre que leen los tercetos finales de cierto canto.
El que acaricia a un animal dormido.
El que justifica o quiere justificar un mal que le han hecho.
El que agradece que en la tierra haya Stevenson.
El que prefiere que los otros tengan razón.
Esas personas, que se ignoran, están salvando el mundo.

Los Justos

J.L. Borges

Todo tu mundo eterno

octubre 14, 2019

Él sonrió comprensivamente, mucho más que comprensivamente. Fue una de esas sonrisas raras con una cualidad de consuelo eterno, que puedes encontrar cuatro o cinco veces en la vida. Se enfrentó, o pareció enfrentar, todo el mundo eterno por un instante, y luego se concentró en ti con un prejuicio irresistible a tu favor. Te entendió tan lejos como quisiste ser entendido, creyó en ti como te gustaría creer en ti mismo y te aseguró que tenía precisamente la impresión de ti que, en el mejor de los casos, esperabas transmitir.

F. Scott Fitzgerald. El Gran Gatsby