echo de menos los brazos suaves de la cama enorme en el 57

la lluvia golpenando suave en los cristales de la ciudady el mar ocurriendo aquí al lado, sobre nuestras espaldas

Echo de menos la inmersión..

Eras así y yo te amaba

porque era pequeña y me entendias

echo de menos que nadie sepa pronunciar mi nombre

echo de menos tu herida

la forma de curarte con palabras

mi reloj de luciérnagas

tus esfuerzos

mi melancolía

nuestros excesos intimos

nuestro corazón

es duro amarte así, sin lluvias, a pesar del tiempo y sin nada, absolutamente nada en los bolsillos.. cuídate de frío..olvida la piel,no la busques ya,

 niega esta tormenta.