Mi cuerpo

mayo 25, 2020

No es nuevo

.

.

Desde que vive lo intenta

.

primero el lenguaje sonoro,repetitivo, mojado de los niños

.


Construyó en la encía

.

Dientes de leche, rozando la palabra, el nombre de su padre. 


Reía en las escaleras de las aulas

.

Transversalmente y semicírculo

.


Besó a los diecisiete

No pudo contener entonces esos prólogos

la tristeza masticando los molares

.


Luego el grito gutural

Segundo movimiento en la garganta y el maullido

.


Al fin el llanto.

.

Respirar

.

Talones

.

Y el Amor Eterno

.

.

L

..bebo absolutamente solo
mientras nadie me llama
y busco a quien me llama: viene en sentido contrario al de la espera.

J. M. Caballero Bonald

.

.

He caminado desde el punto exacto en dónde me parieron

la senda que mi madre dibujó en su placenta

– precisa víscera exacta a la suya-

remendada por las costuras de las generaciones

que tuvieron que hacerlo todo hasta morirse

para que yo naciera

.

.

Quise seguir madre

se lo juro

un pie después de otro

sin oasis ni premios ni cordura

Mi mirada centrada enfurecida

Ni el dolor o la gloria o la entraña

devoraron el hambre de las migas

.

.

Que morí en el camino

No pude defraudarte

Llegué y no fui digna

y no pude tocarlo

.

.

.

Del otro lado de la línea en transversal

me cosieron un vestido de novia y una herida

.

.

.

.

L

Diálogos

mayo 18, 2020

Ella dijo : Voy a saltar

Él dijo: está bien, salta

Sólo pensó que tenía más vidas.

Que ésta no era de verdad.

Que podía perder siempre, entonces

Que nada era tan importante

Que tenía tiempo

L

estancias irracionales

mayo 18, 2020

Pando puso de nuevo su mano tibia sobre la muñeca helada. Sabía, recordaba algo sobre el dedo preciso para tomar el pulso. No recordaba. Estaba nerviso y confuso. Temblando, torpemente posicionó el dedo índice y medio sobre la muñeca lánguida. Fue incapaz de notar nada. No estaba seguro de estar haciéndolo bien. Se preguntaba constantemente si esa era la técnica, si era correcta, no recordaba.

Tampco se atrevía a tocar algo más del cuerpo. Era algo parecido a no descomponer la escena.

Volvió a intentarlo. Pulso radial. No , no tenía, estaba seguro.

Estaba tan fría que necesariamente tenía que estar muerta.

Entonces se retiró un poco. No demasiado. Lo suficiente para sentarse en la alfombra de arabescos y rebuscar en los bolsillos del pantalón. El tabaco de líar.

Poco a poco, entendió que se iba a tranquilizar. Aún tembloroso, extrajo el tabaco y el papel. El filtro se resitió, pero consiguió liar un cigarro aceptable. El encendedor, sobre la mesa.

Ella había dicho que mejor no fumase en casa. Se levantó despacio de la alfombra de arabescos. Las piernas no le respondieron bien. La derecha se quedó entumecida. Fue consciente entonces de que había permanecido demasiado tiempo en esa posición. Solo tuvo que dar dos pasos hasta llegar a la mesa. Junto a las dos copas. El mechero naranja.

Encendió en un gesto rápido el cigarro. La primera calada le sorprendió. No era cálida y advirtió un sabor distinto al inhalar. Movió la cabeza hacía arriba y despacio, volvió a exhalar el humo tibio.

Tenía que volver.

Pando nunca llevaba reloj pero intuía que por los primeros ruidos de la calle y por la tímida claridad que se insinuaba tras los visillos, extrañamente demasiado blancos, pronto dejaría de tener mucho tiempo.

Así que volvió.

Allí estaba, sobre el sofá. No parecía dormida. Pero tampoco muerta.

Se inclinó despacio hacia su rostro, que como en un último ademán desafiante, estaba vuelto hacia la izquierda, contra el respaldo.

De Estancias irracionales

Resumen

mayo 14, 2020

Puedes ver su cara? 

Pegada en el cristal de la ventana.

Ha respirado varias veces sobre el frío y el vaho ha dibujado la penúltima vocal y desde allí puede mirar al cielo.


No sólo mira al cielo.

Mira la ciudad.

Desde allí mira a esas luces.

Desde allí le calman. 


Supón ahora que camina a menudo mirando sus pies.

Esas zapatillas. 

Imagina que trata de mantener el equilibrio

Imagina que trata de mantener el equilibrio

L

No queda tiempo

abril 30, 2020

Hoy en la ventana en la noche

El aire olía a mis abuelas

A 24 de Junio

A caravana con papá y mamá

A nuestra niñez, hermanos

L

».Abril es el mes más cruel: engendra
lilas de la tierra muerta, mezcla
recuerdos y anhelos, despierta
inertes raíces con lluvias primaverales.
El invierno nos mantuvo cálidos, cubriendo
la tierra con nieve olvidadiza, nutriendo
una pequeña vida con tubérculos secos»

[…] Nunca hubiera yo creído que la muerte se llevara a tantos».

[… ]  «¿Qué haré ahora? ¿Qué haré? / ¿Salir tal como estoy y andar por la calle / así sin peinar? ¿Qué haremos mañana? / ¿Qué haremos siempre?».

Estoy en casa. Y no quería. Porque soy médico. Y la gente muere estos días como si no hubiera más días para morir. Mi última guardia. Hace una semana. Y ese establo. Donde no podíamos verlos. Y luego entraban por fin a las cuatro de la madrugada a ocupar un sitio aún caliente de fiebre. Sin respirar.

Estoy en casa. Esta infección se acomodo en mis pulmones. Tengo neumonía.

El día 11 de Abril es mi cumpleaños

Se levantará el Estado de Alarma- dicen

No puedo respirar

Yo digo, como amo a Eliot.. :

“Qué haré ahora? ¿Qué haré? / ¿Salir tal como estoy y andar por la calle / así sin peinar? ¿Qué haremos mañana? / ¿Qué haremos siempre?”

l

Ítaca o el Viaje

febrero 26, 2020

Cuando emprendas tu viaje a Itaca
pide que el camino sea largo,
lleno de aventuras, lleno de experiencias.
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al colérico Poseidón,
seres tales jamás hallarás en tu camino,
si tu pensar es elevado, si selecta
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al salvaje Poseidón encontrarás,
si no los llevas dentro de tu alma,
si no los yergue tu alma ante ti.

Pide que el camino sea largo.
Que muchas sean las mañanas de verano
en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
a puertos nunca vistos antes.
Detente en los emporios de Fenicia
y hazte con hermosas mercancías,
nácar y coral, ámbar y ébano
y toda suerte de perfumes sensuales,
cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.
Ve a muchas ciudades egipcias
a aprender, a aprender de sus sabios.

Ten siempre a Itaca en tu mente.
Llegar allí es tu destino.
Mas no apresures nunca el viaje.
Mejor que dure muchos años
y atracar, viejo ya, en la isla,
enriquecido de cuanto ganaste en el camino
sin aguantar a que Itaca te enriquezca.

Itaca te brindó tan hermoso viaje.
Sin ella no habrías emprendido el camino.
Pero no tiene ya nada que darte.

Aunque la halles pobre, Itaca no te ha engañado.
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
entenderás ya qué significan las Itacas

C. Kavafis

Acerca de la luz. Capítulo 3

diciembre 30, 2019

mover la luz entre los dedos

en un día de invierno y sol

mientras mira un niño

el juego de las yemas y salto

de astro en astro

sobre cada falange.

Se llama magia

L

De “Nuevas anotaciones para la física de cuerpos rígidos”


Acerca de la luz. Capítulo 2

diciembre 30, 2019

Para reconocer la luz hay que reconocer la sombra

.

.

.

.

De “Nuevas anotaciones para la física de cuerpos rígidos”