No puedo. No sé

marzo 24, 2013

” Yo amo a aquellos que no saben vivir más que para desaparecer, porque ésos son los que pasan al otro lado ” Nietzsche

 

Pedí aquello que no se podía medir

a mi vida

pedí

y se me concedió

por eso

yo no me salvaré

por eso todo no es todo

por eso nadie sabrá mi nombre

 

y yo habitaré descalza la tierra que no me pertenece

Anuncios

3 de Marzo de 2013

marzo 3, 2013

Hoy, al fin

Irreversiblemente consciente

Para siempre

A placer
puedes tomarte el tiempo necesario
que por mi parte yo estaré esperando
el día en que te decidas a volver
y ser féliz como antes fuímos

Sé muy bien que como yo
estarás sufriendo a diario
la soledad de dos amantes,
que al dejarse estan luchando
cada quien, por no encontrarse

Y no es por eso
que haya dejado de quererte un solo día,
estoy contigo aunque estés léjos de mi vida,
por tu felicidad a costa de la mia.
Pero si ahora tienes tan solo la mitad
del gran amor que aún te tengo
puedes jurar que al que te quiere lo bendigo
Quiero que seas féliz,
aunque no sea conmigo

Y no es por eso
que haya dejado de quererte un solo día
estoy contigo aunque estés léjos de mi vida,
por tu felicidad a costa de la mía
Pero si ahora tienes tan solo la mitad
del gran amor que aún te tengo
puedes jurar que al que te quiere lo bendigo
Quiero que seas féliz…
…aunque no sea conmigo.

Bunbury Aunque no sea conmigo

l

Pedro Páramo

enero 8, 2013

Era pequeña pero lo leí demasiado tarde.

No lo leí.

Me lo leyeron.

Cómo jamás volverán a hacerlo.

 

Y él, sólo dijo, que no había escrito más porque no tenía nada más que decir.

Y cuando conoces a Pedro Páramo, lo entiendes. Lo entiendes todo.

Ayer murió otra vez desde hace otros cuantos años.

y yo..

y yo sólo puedo darle las gracias. Por lo que él sabe de mí. Por lo que yo supe por él.

No sé lo que es un homenaje.

No tengo ni idea de las cosas que sabe la gente que pertenece al mundo.

Pero pienso en ti.

Y Pedro Páramo me visita a menudo

No para de preguntarme por qué vivo entre los muertos.

l

Le dije a mi madre algunas cosas

Me parió insana pero eso es igual que nada o algún miércoles

le pedí a mi madre que no tuviera miedo

Que yo era fuerte mientras le mentía a todas mis falanges

Balbuceaba entonces su nombre

Los huesos de las calles hacían que me doliera la cabeza

tenía tres años y el miedo de los cien que viví sin útero

pocas veces he recordado mi nombre ni multiplicar impares o esas aves que hacen sus nidos bocabajo solas

El médico decía que yo era débil y recetaba antibióticos y anemia por si acaso

Ella sabía que yo no podría con el mundo

Los centrímetros , es eso

Parecen que pasan cosas y sólo creces

Tenía las pestañas empapadas como al salir del mar todos los días

Ella me decía estás tan bonita hija

estás tan bonita
Atesoro el olor de las sábanas de mi abuela y es suficiente

Señores

Que me parieron y entonces pude empezar a ponerme en peligro

Lo hice muy bien mamá

No defraudé a nadie

las botas ortopédicas, los autobuses, la gramática

Jamás estuve ilesa

l

mi pie izquierdo

noviembre 24, 2012

Hablaré de mis pies porque son las verdades a medias de la media rodilla que portan

La tierra dijiste

Eso era un país tan remoto

Pude entonces conseguir algunas cosas como dijo mi padre

Los mezco despacio mientras el barco
Porque las cosas no salieron cómo esperábamos

Mi pie izquierdo es vulnerable a la orilla del mundo

Es el éxodo que inicia mi cuerpo antes de mi consentimiento

Cuando es de noche y no me acuerdo

dónde dejé mi nombre o las pastillas

l

nosotros

noviembre 24, 2012

viajábamos sin prisas ni meniscos

parecía que siempre se hacía de tarde en naranja y azul

y que todo ocurría sólo porque queríamos

 

 

Me regalaste unos zapatos

pusimos todas las canciones

ahora el libro de tu padre en mi omóplato

 

Pertenecíamos a una extraña clase de suerte de semáforos y albatros

 

Nos gustaba llorar por las mañana

era la marea o los inconvenientes de las carreteras de comarca

 

Y yo llorando por lo de siempre

Y tu diciendo que yo era así porque estaba hecha de vida

la extranjera

noviembre 24, 2012

cuando a veces

desde que soy pequeña

más aún que a los cinco

digo

que a veces no me acuerdo muy bien

de dónde me puse

si me dejé olvidada en algún trayecto informal de esos que ocurren los jueves o los viernes

en un vagón de metro o en una bicicleta de esas azules que me gustan

dónde pude quedarme

si fue aquel día

ese

que lloré tanto mientras tu fumabas

y me herías tan dulcemente como podías

o ese

cuando no encontré el zapato después de tanto andar, y estábamos tan cansados que me quité el otro aunque dolía

dónde estaría entonces

pienso que sí,

siempre soy despistada

me cuento los dedos, las orejas, las ojeras

y casi parezco yo

pero sé

estoy segura

de que me perdí en algún sitio

no encuentro a la dama matemática

la reina de la tierra de nadie

esa que fuí,

es, mi tierra

pienso

dónde me habré dejado

dónde

ahora que creo que me necesito

y tengo tanto miedo

l

mis labios

noviembre 24, 2012

viven más despacio

sabes?

los hicieron de cómic, me dijeron un día que era casi pequeña

recuerdan cada presión

un escaso recodo de segundo

-o la vida-

atento al incisivo exacto

al oxido rojo que derrama una duda

caminando sorbe el borde de un índice

que les dió nombre para siempre

ó

las nueve formas de besar un pecho

el gesto caníbal que los destroza

 

muerdo de nuevo mi labio inferior mientras el humo calienta las palabras de la última mentira

sólo porque estaba cansada, te dije y tenía las venas llenas de palabras

te sientes lejos entoces

no sabes nada de mi boca

y yo

de nuevo

puedo volver a besar a quien yo quiera

 

 

 

 

l

 

tuve que recogerlo todo

noviembre 24, 2012

no me limpié las manos

supuse que así

cada índice señalaría una costilla

una encía

una perpetuidad inadmisible

supe

que algo no iba bien
porque tenía el miedo tatuado en el segundo ileso

y el miedo no me pertenecia

a mí, sin útero

a mí

ni una sóla bala

ni una sóla sílaba

l

De” Los crímenes de la habitación 133″

los buscadores

noviembre 23, 2012

nacimos con esa suerte que dan los días sin colegio

amanecimos repirando las calles en invierno

pregúntandonos siempre

pregúntándonos