Puedo presumir de poco, porque todo lo que toco se rompe

te presté un corazón loco, que se dobla con el viento y se rompe

Andrés Calamaro

 Xoel López (Deluxe) Iván y Amaro Ferreiro versión( y unos amiguillos de un coche rojo a los coros)

Sobre las 8 y media Madrid me echaba de menos demasiado. Llueve un poco. Y huele a tierra mojada. Y a tormentón de verano y me sube la moral y el vestido cuando abro el maletero. Estoy descalza en la calle y tengo ganas de gritar un poquito de alegría. Mi coche me hace ojitos aparcado en la entrada. Ha pasado calorcito, el pobre. Tengo una rotura fibrilar en el biceps femoral izquierdo. Ahora sé que tengo 34 y que ciertos movimientos en los desfiladeros marítimos pasan facturita. Me arrastro hasta el portal-ciertamente una escena costumbrista- después de besar en la boca al citroen C4 que nos facilitado la roadmoviesureñaestivalfestivaleranosocomial. Vale, no fué el sueño de Keruac,pero casi- El Levante que soplaba caliente y cabezón  nos perdonó levemente-uff-la psicosis correspondiente y volvimos los cinco sin recurrir al canibalismo ni nada. Somos unos machotes. Me despido de mis chicos. Paz hermanos. Llego y mi casa huele a madera o.. Saco mis libros-leídos-releídos sin lamentar ninguna baja. Saco cuatro cosas sucias. Meto cuatro limpias..? Acaricio un poquito la arena que queda en mis botas.- Gracias por venirte conmigo- La arena es así de majilla. Desprendida. Generosa. Viajera. Cositas: me pierdo el sonorama, pero me voy a..ajajá..Mi editor me quiere. En septiembre el libro en la cabeza de laura se puede tocar.-ojitos de laura muy abiertos+ boca en o, que diría mi Leónidas. Aún Caleb me tiene que contar unas cositas. En una semana vuelvo al cole de mayores. Me estoy leyendo un libro que reduce notablemente mi participación en la vida social lugareña. Mi hermano tiene casa. Elliot está de vacaciones. En Octubre en Libertad 8.  Mañana en la carretera.

Me voy a Almería

Y eso es todo

l

Anuncios

Son las pocas ganas que tengo de decirme,

ea, ya está bien, ponte a correr

colecciona

otros cuantos gestos de persuasión

cauteriza la herida-nopuedonoquiero-

aprende un poco

inunda el agujero con

casi cualquier cosa

apaga-incendios

-un corazón perdido entre las calles, sobre dos hielos en un vaso de tubo, cerrado por ventisca, cabezón-

inaugura el nuevo catálogo de condescendencia

remédiate pronto en otra boca

urgentemente cómete la calle

quema la casa

córtate el pelo

deja de mirar

la vida

que ocurre

si te nombra

l

Calle acuerdo nº8

noviembre 9, 2008

Madrid estaba helada hoy.

Me he puesto mi abrigo de palabras y mis zapatillas favoritas  y después de algunas vueltas y de  algunos aparcamientos con aristas, he conseguido asomarme a el Patio de Maravillas.

Lo que antes era un colegio de monjas de la posguerra, se ha converido ahora en una casa okupada  con alma de posadera, que da la bienvenida desde el primer escalón de su entrada, abrazándote con unos senos turgentes y cálidos y trasportándote  directamente al interior, dónde se cocina toda clase de versos y escenarios, músicas y boqueroncitos, malabares y obras de arte.

El Patio de Maravillas ciertamente lo es, y tiene aproximadamente tres plantas. En una de ellas María nos ha contado un mónton cosas asomada a la ventanuca del tercero. Entre bragas de algodón, camisas y sábanas viejas tendidas por gracia de una pinza, María sonaba sus versos y por fín comprendíamos algunas cosas que sí son la vida y cómo se espolvorea  sobre los cuepos y el mundo

Luego más tarde, tras el fanzine despedido, el provocador deseo de la Señora Ramsay y de su lado izquierdo, Gonzalo y sus  excesos, y la comestible perfomance con bengalas, hemos caminado un ratito, de de la calle Acuerdo hasta el Café la Palma, para  poner en la barra algún encuentro y tomar ensaladilla rusa y nota de los própositos de enmienda: tenemos que vernos más, os echaba tanto de menos, y tú que delgada estás, y ahora dónde vives, te pido una caña,  Pablo se viene a Madrid,  el guapo y su cumpleaños, yo zumo de melocotón con un hielo, y a granada, cúando otra vez, Rául prefiere tinto de verano, en noviembre? y Gloria Fuertes y Julio, el recital de Pepe, libertad 8, la cena de Sole, Andrés vigilando taxis, el Libro de Auri, los pescaditos que sirven aquí, que no son del sur..

Y es tarde y mañana tengo guardia, y vuelvo a casa, y sonrío, y subo al ascensor dando bocados al solo que no voy a entonar, y con los pies helados

Gracias

l

l

las pequeñas islas

septiembre 15, 2008

supongo que sí

que es así

que las tengo y son

mi cuarto azul tomado y

mi casa en el aire

y más son

ella que mira y lleva sol en el reflejo de lunes y ojeras

él respirando justo en el centro de una idea

ella que gira en el círculo de tiza y septiembre con exámenes

ellos que vienen y van, y se hacen tan grandes

ella que vuela, y tiene toda las batallas en el sombrero

él que sabe muy bien quién soy

ellos que aún tiemblan si se miran peinando impaciencia

él que me devuelve las ganas de quedarme otro rato

ellas tejiéndose a poco, más fuertes, más listas, más hermosas

él dormido con un ojo abierto, vigilante

él, protector protegido

ellos diciéndome que sí

y todos los que vienen de viaje

y se quedan

los que se leen

latidos

formas de respirar y anudarse los cordones de zapatos izquierdos

sonriendo las puntas de los dedos

y las cometas

siempre

tú y tu pelo de tormenta, tu risa , el abrazo de la tierra

sólo

todo

sólo

las únicas pistas para mi rescate o el nombre de la fuga

las únicas dónde

aterrizaría

l

una promesa a Raquel

agosto 25, 2008

si te digo

-te digo-

que voy

(volviendo)

sabes que voy

a trancas

y barrancas

y  voy
( volviendo)

si te digo a tí,a tí,

que sí

que vuelvo

es solo porque

te lo dije a tí-a tí-

que vuelvo,

que volvía

l

Desde y hacia. Y parece que seguirá así. La vida. Un movimiento. O el proceso. De A a B. Un camión conduce de un punto A a un punto B. Si en esa misma carretera pero en sentido contrario un coche sale de B a A a una velocidad de….¿en que punto del camino se encontrarán?

Desde el hospital, las sábanas ésteriles y las agujas intravenosas, paciente por una vez, de nuevo, o por vez primera , o es lo mismo, las marcas en mis brazos, y yo sin querer levantarme, o todo lo contrario, sonrío a la enfermera, le digo que estoy bien, que lo soporto. La fuga en los ojos y sin manos. La fuga que se sabe morir sin un asalto.

Hacía el escenario, el atril, que no me gusta, que no, que nunca me ha gustado, recitar de pie, contar mis cosas, o es lo mismo, ni el micrófono , ni escucharme temblar (la voz con frío, o con tanto calor), contar a alguien,  a ellos,  a vosotros,  siempre a tí, las cosas que me crecen o son yo y siempre sin remedio.

Y luego venir, escribirlo, no hablar de cama, sólo ser igual pero tener en los labios, en vez de besos, siempre la tenaz, tenue,  tenaz, y tuya,  melancolía.

:

:

:

.. en qué punto del camino se encontrarán?

l

Para Henry Miller

junio 5, 2008

Hoy, otra vez, como una advertencia, como un suave recordatorio, vuelvo a padalear ese sabor agridulce que se pega al paladar, y que no se desvanece facilmente. Y ahí se ha quedado para que yo lo saboree con la cadencia de las cosas indeterminadas , aunque solo en parte, cada vez que trago saliva. Soledad. Vieja amiga soledad. Soledad en el patio del colegio, en mi clase de primero frente al pupitre y las pinturas por estrenar. La soledad de ligársela siempre al escondite. La soledad de no querer meterte en el agua a nadar como el resto de los niños. La soledad de olvidarte el bocadillo de tu madre el día de la visita al zoo.

Esa soledad de no poder explicarle al mundo porque estás tan triste. Esa soledad de no poder transmitir a nadie ni siquiera parte de mis sentimientos. Esa es mi soledad de hoy, vieja compañera, conocida desde la  imprecisa infancia. Desde las tretas inútiles de disuasión. Aquí está a mi lado. Hoy. Porque estoy triste, os echo de menos tanto, me echo tanto de menos a mí, lo que era yo cuando estaba con vosotros.

Mas sóla que la luna. Siento que todo lo que creí tan cerca, la niña  de sonrisas, las manos del gigante,  las canciones que ella me cantaba,los besos postergados, los abrazos que dan sentido a una vida  parece hoy tan lejos..

Sólo quiero descansar y saber, querer, poder..esperar que volvais pronto. Y que me traigais con vosotros de ese lugar en los arcenes de cualquier autopista dónde me encuentro, haciendo equilibrios.