sign

septiembre 7, 2009

A veces dices quédate

y entonces descubro que tengo los gemelos a punto, la adrenalina exacta, el disparo en el tímpano, la mirada febril, el instante único de la primera zancada. Y corro. Y correr es todo.

A veces miro con  ojos que tuve

y entonces todo ha pasado demasiado rápido, o yo iba demasiado cargada, o las pestañas se posaban despacio sobre el territorio violeta, salado y suave que esconde el párpado y lo acuna. Y nunca encuentro el sueño. Y el sueño es todo.

A veces alguien llora

y entonces nunca he estado despierta, ni he tenido manos, ni cabeza y siempre he sido escasa y torpe y no he encontrado el lugar de mí dónde habita el consuelo. Y el consuelo es todo.

A veces solo quiero un camino.

Y la verdad. Y me sobra la ropa, el llanto, los favores, la extraña artilleria de hacerme daño, las concesiones, las primeras mentiras,las ganas de perder, la montaña de culpa, el soliloquio. Y no encuentro el camino. Y el camino lo es todo.

l

Anuncios

la vida II

abril 19, 2009

Born to push you around,
Better just stay down,

You put away,
He hit\’s the flesh,
You hit the ground,
Mouth so full of lies,
Tend to black your eyes,

Just keep them closed,
Keep praying just keep waiting,

Waiting for the one,
The day that never comes,
When you stand up and feel the warmth,
But the sunshine never comes,

No the sunshine never comes

Pushed you across that line,
Just stay down this time,

Hide in yourself,
Crawl in yourself,
You\’ll have your time,

God I\’ll make them pay,
Take you back one day,
I\’ll end this day,
I\’ll splatter color on this gray,

Waiting for the one,
The day that never comes,
When you stand up and feel the warmth,
But the sunshine never comes,

Love is a four letter word,
And never spoken here,
Love is a four letter word,
Here in this prison,

I suffer this no longer,
I\’ll put an end to,
This i swear, This i swear,

The sun will shine,
This i swear, This i swear,
This i swear

The day that never comes-Metallica

A veces la vida es eso. Una carretera. Un coche. 170 km por hora. Lluvia en el cristal. La mirada fija sobre el asfalto.

Me pinto los ojos frente al espejo. Aún más profundos, más sumergidos, más oscuros.
Quisiera poder mirar como Pris en Blade Runner. Sabiendo nada.  O todo.
Tatúo tus palabras en mi inconsciencia. Abro una puerta. No ésa. La de siempre. No sé despedirme.
Arranco. El motor suave. La mano en el pómulo un instante. Parezco muerta o hecha de frío.
No miro por el retrovisor. Cartel de direcciones y salidas de emergencia.
Busco el dolor mínusculo y exacto de mis incisivos contra mi labio inferior. Saboreo el hierro de la herida. Beso mi duda. No me escapo. Ni quiero.
A veces la vida es eso. Una carretera. Un coche. 170 km por hora. Lluvia en el cristal. La mirada fija sobre el asfalto.
A veces la vida es eso. Y basta
l