llegados a este punto

diciembre 29, 2010

soy el hombre que veis, eso digo a mis pocos amigos, quisiera no correr quedarme a ser tu torbellino. EL Último de la Fila

Eso es lo que soy

lo que ves

la última copa rota

esa imagen que tienes de mi es cierta

esa cara con ojos, solo ojos, lapiz de ojos, en cualquier caso, vencido, transformado al fin en un rio de khol sobre el delta de un pómulo hueso, casi insultante

y si, esa soy yo

la que recuerdas

y niego todo lo que te dije

no he cambiado nada

porque soy lo que soy

y eso

es tanto cómo decir nada

un plan inacabado en el lunar de un seno diminuto

una boca a medio esculpir

una palabra entonces

no tengo ganas de aullar ni lo merezco

quiero un descanso pero solo tengo clavículas

quiero ser tu sueño

bailar 1979 con los tres años que tenía

sólo para que tu sonrias

no quiero que pienses que tengo algo bueno

que puede rescatarse alguna didáctica comestible

o que alguna palabra

sirvió de algo

no importa soy tan breve

que apenas existo

y eso está bien

porque así este hambre ya no podrá matarme

quiero decirte sólo

aunque no valga nada

que tu me hiciste a mi

y por eso contuve algo

que se hizo día.

amanecer no es fácil

no me consiento nada

para el polvo que soy

solo un soplido

y esa promesa que almohadilla los dolorosos vertices del hueso..

-tiene que sonar cuando yo muera

y tu bailarás y sonreirás como esa noche en la que hacía tanto frío pero nos dimos cuenta-

lf

Khalama

junio 17, 2010

Khalama en el lenguaje del Tíbet significa Ruta del Cielo..

Cuando la ví por primera vez,  fué familiar y hermoso. Fué un reencuentro. Algo tan sagrado como volver a ver a alguien a quién has amado y ha muerto. Cálido. Tocar un milagro. Y al mismo tiempo, percibir ese impulso de vida latiendo en la piel que solo puede sentirse al abrazar a un recién nacido.

Luego ella nos miró con sus enormes ojos, y casi sonriendo bajo el viento- seguro- que solo puede nacer bajo sus pestañas, nos eligió al compas de sus 120lpm de bebé león.

Gracias, Calita.

Eres el ser más hermoso que he conocido. A pesar de mundos, por encima de la piel y muy lejos de las cosas que nos empeñamos en entender. Las únicas que existen.

Te queremos mucho

Lucha, pequeña, por favor

l

noremorse

noviembre 8, 2009

coges mi nuca-me besas-todo el mundo nos ve-casi grito-y todo podría comenzar bajo los párpados

tengo un deseo de labio y tiempo

laconsciencianoshacelentos

 

 

 

 

l

la vida

marzo 22, 2009

Hace ya mucho tiempo

-tanto que parece que era pequeña, o no sabía nada, o tenía huesos sin piel o era un transeúnte o un deseo delgado u otra cosa fría-

te dije: no poder mirar tus ojos cómo antes. Éso si es pánico.

Y luego vino toda la tormenta . Y el estar helados, tener mucho miedo, temblar enteros sobre una rama escasa.

Y eso no fue todo. Porque quedó todo. Y por eso aún sabemos algunas cosas. Y nos reconocemos en las respiraciones por minuto. En los escuetos entresuelos de la vida.

l

Ella

octubre 13, 2008

Ella no para ni un instante, nos tiene locos porque no podemos dejar de mirarla. Realmente nunca hemos podido dejar de hacerlo, porque siempre que ella revolotea a tu alrededor, la mirada inquieta que te descubre, no puede dejar de posarse en sus vaivenes.

Es preciosa, porque tiene perfilados los ojos con el matiz suave de los sueños cumplidos, los labios, con las palabras por fin pronunciadas y los deberes hechos, en la cuadrícula exacta de un deseo.

Hoy hablaba sin cesar, como a menudo, pero era distinto. El mentón, inquietantemente rígido tras sus palabras, los labios pellizcados constatemente por sus dedos ágiles, los ojos traduciendo un lenguaje arraigado de entrañas, impronunciable a veces, sujeto a acentos de épocas dolorosamente incautas.

En sus brazos, delgados, musculados, suavente insistentes, un impulso que provoca una tensión mantenida por el tiempo y las vidas injustas.

Todo lo ha contado ella. Todo. Dejando escapar a veces, una sonrisa tenúe, de rescate. Siendo como siempre irremediablemente concesiva, perdonándolo todo, apretando los puños, jadeante y hermosa.

Eres tan fuerte, eres la certidumbre de los pasos inciertos, eres la luz que toca los prodigios, el rescate a tiempo de un milagro

Tocarte a tí, es ponerse en pie y buscar el comienzo.

Porque llevas la vida a todo lo que tocas.

Gracias por las horas y los días. Gracias por el milagro.

l

cartas a Senda I

junio 10, 2008

Quiero escribir a Senda

y decirle, cómo me van las cosas desde que ella no está. Cómo no sé estar en mi casa, porque todos los sitios han cambiado de sitio, o de color o son distintos, o ya no son. Porque quiero encontrtae otra vez, sonriendo, agotada, regalando sólo todo.

Todas las noches, sigo escuchando tus pasos suaves e imprecisos. Todos los días giro la llave y te espero.

Por favor, esperáme un ratito. Nada se pierde ni es en vano.

Gracias y todo lo que no supe decirte.

gracias y todo

siempre  mi lista, preciosa, dulce Senda

l

como siempre

mayo 21, 2008

oigo esa música y puedo escucharte los ojos, las manos, la sonrisa..

ll