Ars liberatum

junio 30, 2009

sé que lees esto

de vez en cuando, supongo

en el trabajo, a veces

en alguna noche que era nuestra

en el intervalo impreciso entre las piernas de una amante

sé que lees esto

.

.

.

bajo el influjo del recuerdo de la mujer con ojos de dragón y el gigante de la sonrisa partida

en alguna estancia del motel del tiempo perdido

sé que lees esto

.

.

.

por eso

te digo que ya no te preocupes

que aunque entre estas lluvias,no rescaté al olvido

tampoco tienen ya el tacto de los días

ni las piedras de orilla del mar que descalzamos.

Te echo de menos sí, pero descanso

que me perdono

y sale el sol

y las escuálidas certezas que da el hambre

no me alimentan ya.

Que ya no danzo más, amor

ni quiero que me dances

l

las cosas que me dices

junio 4, 2009

Todo va a ir bien

te creo-sabes?

l

parte médico

mayo 27, 2009

estoy

extraviada

o tengo esos ojos

de perdida

que buscan algunos hombres

y otros

pierden para siempre

sostengo en mis labios el beso

no voy a ningún sitio

el latido sumergido en mi boca

correr para volver a casa

e inundaciones

l

la curva vulnerada o 33

abril 12, 2009

se levanta

se peina

le guarda las ausencias

le cuenta

casi todas las cosas que no puede decirle

se salta

las fiestas de guardar y algún semáforo

conoce

la piel que quiere piel

el mismo ángulo

la curva vulnerada

la paciencia

los inventarios de bocas por arder

las perezosas

ganas de no quedarse

los dos deberes duros

la extrasístole

Planea quedarse en 33

no sabe nada

de la última noticia desde Ítaca

tiene claras

las cinco

versiones de su nombre

bailaba

casi sin darse cuenta

despedida

diciembre 25, 2008

–               -“Sólo muriendo flotas sobre la corriente” Haruki Murakami. Crónica del pájaro que da cuerda al mundo.

Cuando te hayas marchado, volveré otra vez a mis cosas.

Pensaré que no me quieres, o que qué se yo, alguna historia que me duela.

De nuevo dejaré de respirar al oir tu nombre. Me agarraré las rodillas con los brazos. Me volveré muda.

Cuando te hayas marchado, no voy a contarle a nadie toda esta espera.

No diré:” mira ahora las cosas son así y hay que seguir” no diré: “esta noche dormiré sobre tu pecho”

Volveré a casa por la noche llena de afueras.

Pondré de nuevo esa canción para hacerme fuerte. Y seguiré tirando piedras contra la última frontera.

Y estaré otra vez en guerra.

Porque no duraré. Yo no duraré. Me voy como el viento.

Y pensaré en tu boca.

En el niño enorme de la sonrisa partida.

Me pondré de puntillas de nuevo para besarte.

Besar aire.

Y de nuevo con las venas a la calle.

Y buscar el sol de invierno.

Somos tan leves.

Vivir.

No hay para mí otra libertad. No conozco otra.  Sólo tenerte enfrente.

Y mientras te veo bailar bajo la lluvia,  comprendo que sólo quiero volver a verte reír.

No estás perdido.

Y yo..

Cuando te vayas, sólo voy a llevarme tu risa.

Déjame.

Estaré sentada en mi ventana, con los pies del lado que no es, ya sabes. Fumando mañanas.

Ójalá..

“Júrame tu risa, yo a cambio sabré esperar
seco como el campo que hemos de sembrar”.
El último de la Fila.

l






This charming man

diciembre 13, 2008

Salgo de casa calzándome las botas de un salto. Tarde otra vez. Y los interludios inevitables de los transportes públicos.

Finalmente  decido taxi y me equivoco..perdidos en el sitio dónde no hay pérdida.  Calle carranza 11- repito. Pero estamos absurdamente estáticos  en un atasco, y salto de nuevo a la calle. La noche helada. Madrid me guiña el ojo para que me salve.

Llego al fin. Cristina y Raquel me dan palmas y Pancho me sonríe.

Estoy sentada cerca de Sebas y Ramón. Ramón fuma suavemente y apenas gesticula, aunque sonríe y es posible que encuentre pronto unas palabras que morder y no podamos dejar de reir hasta los postres.

Sebas quiere volver a irse a  Pamplona pero sólo él lo tiene claro.

Han pasado cuatro años y ahora todo empieza otra vez.

De nuevo la cuadrícula intacta, los lápices afilados sobre la mesa y el ansia. -quizá cómo la de Truman Capote, aquella vez- por empezar a ser lo que uno espera ser y ha sido a ratos,incluso, en un descuido, en esa madrugada.

Ráquel se despide con la sonrisa de par en par. Mañana tiene guardia y otras cosas, en su cuarto esta noche, mañana en sus ojeras, siempre  en el otro lado.

Pancho me abraza y dice suavito, que huelo bien. Yo pierdo un pendiente y no entienedo la extraña relatividad de una cuchara.

Caminamos y hace frío en Madrid, bella y helada, sin huídas, llena de taxis y de gente que busca en todas partes.

La llegada al Honky Tonk es una bajada cálida y puntiaguda hasta un escenario diminuto y un total de cientos de miradas que se encuentarn. La búsqueda o la caza.

María dice que le gusta. Pablo hace tic,tac y se ríe abiertamente de mi cara.- Tiré el reloj  dentro del vaso de agua de mi mesilla- le grito. Tic, tac, se ríe. Prefiero hacer pompas de jabón.

Fumo más cigarros y así la noche sabe un poco a otras noches que no fueron las mismas, pero así, también se quedan en el pelo y otras alcobas menos concurridas.

Entonces suenan The Smith y yo quiero escribir como el columpio de su voz en charming man.

Pablo me dice que Morrissey nunca viene a Madrid, pero no es cierto. Ya tenemos entradas.

Entonces quiero marcharme y escribir.

Pero al llegar a casa ya es tan tarde que no escribo casi nada y te recuerdo cantando como loco charming man  y a mí, enredándote el pelo.

Voy a salir a las afueras unas horas, porque tengo las mejillas invadidas de adentros, y además parece que es de día.

l

My lock

noviembre 26, 2008

 Si he de hablar desde aquí, dónde ocurro, desde el ser impreciso que soy, a pesar de mí, de la extraña en esta tierra que escribe en mi piel, desde el ser humano que pinta su vida durante años en un lienzo, como diría Borges, y al terminar descubre que ha dibujado su propio rostro; si he de hablar desde aquí, puedo decir, que sé un poco más de esta vida que sopla en mi interior y que se pierde entre la multitud del otro, que el tiempo, me ha regalado una butaca más cerca del escenario que la que ocupé en otros días o en otros mundos, y desde esta perspectiva, y su múltiples puntos de fuga, comienzo a entender desde la parte más honda, o más verdad que hay en mí, que todo lo que importa es sólo eso. Lo que pensé ayer mientras miraba cómo se sumergia lentamente el diminuto alud de azúcar  sobre mi taza de café: que te quiero, todavía y sin brumas, pero no tengo llaves.

urgente

noviembre 20, 2008

si no creyera en lo más duro
si no creyera en el deseo
si no creyera en lo que creo
si no creyera en algo puro

si no creyera en cada herida
si no creyera en la que ronde
si no creyera en lo que esconde
hacerse hermano de la vida

si no creyera en quien me escucha
si no creyera en lo que duele
si no creyera en lo que quede
si no creyera en lo que lucha

La Maza. Silvio Rodriguez

Creo en el tiempo que tuvimos.

Creo en la herida. Creo en la extraña belleza de la nuestra.

Creo en lo que quede, en lo que permanece, en lo que sabe llenarse y esperar.

Creo en la lucha. Es ésta la vida. Y lo supimos desde niños.

Creo en lo que duele. Aún. Y sin remedio.

Creo en tus ojos.

Creo en tí.

Allí, dónde estés, dónde ya nunca te imaginas en mi calle, mirando mi ventana, esperando en mi puerta, cálzandote mis pasos.. Allí, dónde éstes, escúchala por mí. Cantar por los demás es de valientes. Canta por mí.

and so it is

agosto 27, 2008

nunca llevaba reloj

a veces sabía a sal de días

a veces habitaba en la inclemente cima de una palabra

tenía la edad de la hora inconsciente

esperaba todo

.

.

.

ahora

lleva reloj

.

.

_te quiero aún, siempre-

l