la vida II

abril 19, 2009

Born to push you around,
Better just stay down,

You put away,
He hit\’s the flesh,
You hit the ground,
Mouth so full of lies,
Tend to black your eyes,

Just keep them closed,
Keep praying just keep waiting,

Waiting for the one,
The day that never comes,
When you stand up and feel the warmth,
But the sunshine never comes,

No the sunshine never comes

Pushed you across that line,
Just stay down this time,

Hide in yourself,
Crawl in yourself,
You\’ll have your time,

God I\’ll make them pay,
Take you back one day,
I\’ll end this day,
I\’ll splatter color on this gray,

Waiting for the one,
The day that never comes,
When you stand up and feel the warmth,
But the sunshine never comes,

Love is a four letter word,
And never spoken here,
Love is a four letter word,
Here in this prison,

I suffer this no longer,
I\’ll put an end to,
This i swear, This i swear,

The sun will shine,
This i swear, This i swear,
This i swear

The day that never comes-Metallica

A veces la vida es eso. Una carretera. Un coche. 170 km por hora. Lluvia en el cristal. La mirada fija sobre el asfalto.

Me pinto los ojos frente al espejo. Aún más profundos, más sumergidos, más oscuros.
Quisiera poder mirar como Pris en Blade Runner. Sabiendo nada.  O todo.
Tatúo tus palabras en mi inconsciencia. Abro una puerta. No ésa. La de siempre. No sé despedirme.
Arranco. El motor suave. La mano en el pómulo un instante. Parezco muerta o hecha de frío.
No miro por el retrovisor. Cartel de direcciones y salidas de emergencia.
Busco el dolor mínusculo y exacto de mis incisivos contra mi labio inferior. Saboreo el hierro de la herida. Beso mi duda. No me escapo. Ni quiero.
A veces la vida es eso. Una carretera. Un coche. 170 km por hora. Lluvia en el cristal. La mirada fija sobre el asfalto.
A veces la vida es eso. Y basta
l

“Pero entonces bailaban por las calles como peonzas enloquecidas, y yo vacilaba tras ellos como he estado haciendo toda mi vida, mientras sigo a la gente que me interesa, porque la única gente que me interesa es la que está loca, la gente que está loca por vivir, loca por hablar, loca por salvarse, con ganas de todo al mismo tiempo, la gente que nunca bosteza ni habla de lugares comunes, sino que arde, arde como fabulosos cohetes amarillos explotando igual que arañas entre las estrellas”. On the Road- Jack Kerouac

es hacer un viaje

que vivía en mi cabeza

ponerlo en la carretera

y acelerar

con los arcenes

tatuando

la línea de mis ojos

el Cielo es una señal de carretera

l

Sin prisas, pero con ese gesto implícito de cierta inquietud con el  que se cierran las maletas, has  arrastrado las tuyas por la impaciente terminal.

Última mirada- prometes- a las manecillas perezosas.

La puerta de embarque aún vacía. Sujetas un par de segundos en las pestañas.

Vuelves a abrir el libro por la segunda página que ya leiste. La gente pasea maletas y otras cosas por los pasillos encerados del aeropuerto. No llegarás tarde, lo sabes. Y el pájaro de acero posiblemente te regale un sueño.

Ya casi estás allí, por eso, ahora es más difícil. Y quieres quitarte los tacones, desbrocharte ese botón, correr como una loca.

Pero ha sido sólo un instante.

Te muerdes el labio inferior.

Caminas los tres primeros pasos.  Y los siguientes

l

Al final, quiero eso

Ir al otro lado del mundo

Ser por fin, la dama matemática

Volver a correr con el viento a favor

No querer más, y no, completar frases ni adivinanzas- recostada en una hamaca de puntos suspensivos..-

Volver para abrazarme a los árboles , a mirar debajo de las hojas

No prometerme nada ahora o nunca

Abandonar las mentiras laboriosas en manos desocupadas, o demasiado tristes

Abrir bien los ojos

Dar las gracias

Abandonar el amor que no es

Viajar cargada de melancolía y con sonrisa

Dar otra vez las gracias

Creer que sí, saber que soy capaz,- lo encontré en mi piel-y tocar la mano exacta del sueño que sueño que toco

Ver crecer a Elliot

Despedirme de todos

No volver nunca

l